Florencia Álvarez

Asistente de marketing digital

Florencia Álvarez empezó la cuarentena como bartender y la terminó como Asistente de Marketing Digital. ¿Cómo ocurrió eso?

Si para cualquier persona resultó duro adaptarse a trabajar en casa, imaginemos lo difícil que puede ser eso para una bartender. En marzo de 2020, a pocos días de su ascenso a Jefa de Barra, Flor tuvo que guardarse: su encierro fue estricto y muy aburrido.

Desesperada, nos pedía que le diéramos algo para hacer. Un día le mandamos 200 barbijos para que cosiera los elásticos a mano. Lo hizo en una semana. Le pedimos que pensara en cócteles de temporada para cada estación. En una semana, había creado recetas para todo el año.

Flormi nos demostró que cuando una persona tiene capacidad de aprendizaje y voluntad de trabajo, puede destacarse en casi cualquier tarea. Por eso, cuando abrimos Almacén La Fuerza y debimos abrir una cuenta de Whatsapp, le pedimos a ella que se encargara de setear el canal y atenderlo. Después, cuando decidimos trabajar con Rappi, le pedimos que se ocupara del tema. Sabíamos que lo iba a hacer bien.

Fue el comienzo de una nueva faceta en su carrera: hoy se ocupa de todos los canales digitales terciarizados de La Fuerza y también de los otros bares del grupo Nuevos Clásicos (878, Los Galgos, Roma del Abasto).

“Me gusta el tono de La Fuerza. Que no sea snob. Que el discurso sea simple. Me gusta la gente. Los grupos. Que todos tengamos buena onda. Tengo amigos del lado de administración y del lado de servicio. Es gente con calidad de personas”.

Florencia Álvarez estudió Diseño de Indumentaria y trabajó nueve años para una conocida marca de ropa. Siendo clienta asidua de Duarte (el bar de Agustín Bertero, nuestro actual jefe de salón), se acercó a la coctelería. Un día se quedó a una clase que daba Agustín. Le gustó. Completó el curso. “Empecé a entender lo que es la gastronomía y a ponerme del otro lado de la barra”, cuenta.

Durante dos años combinó el trabajo en la marca de ropa con noches en barras de diferentes bares y restaurantes. En La Fuerza comenzó los fines de semana en marzo de 2019 cuando empezamos abrir desde el mediodía. Cuando se dio la posibilidad de trabajar más horas, abandonó definitivamente la industria textil y se dedicó de lleno a la gastronomía. Para ese momento, ya había empezado a estudiar sommelierie en CAVE, carrera que ya completó.

“El producto es increíble y detrás de eso hay una búsqueda. Para cada plato que se prepara hay un trabajo y ese es el camino correcto de la gastronomía argentina. Me pongo la camiseta”.

Hoy, además de todos los canales digitales, se encarga también de coordinar la comunicación en redes sociales. “Extraño la barra porque es un amor, pero ya la solté. Me costó más al principio”, confiesa.

Una vez le preguntamos que era lo que más le gustaba del vermú La Fuerza “Que lo toman todos -nos dijo-. Los más chicos porque tal vez porque el vermú está de moda. Los más grandes porque encuentran un producto de mucha calidad. El vermú tiene una carga emotiva”.

Florencia Alvarez, encargada de canales digitales