Envíos SIN CARGO para todos los productos en CABA y GBA, y para pedidos mayores a $3500 al resto del país. También podés retirarlos por el bar. Envíos SIN CARGO para todos los productos en CABA y GBA, y para pedidos mayores a $3500 al resto del país. También podés retirarlos por el bar.
Inicio / Historias de La Fuerza / Caro dibuja platos
Los dibujos que hizo Caro Solari en La Fuerza Bar

Caro dibuja platos

Carolina Solari es Caroszín (@caroszin), el nombre que creó cuando decidió empezar a compartir sus dibujos. Diseñadora gráfica e ilustradora, Carolina dibuja desde que tiene recuerdos, y fue por eso que en paralelo con la facultad empezó a tomar clases de ilustración. Tal vez haya sido mientras cursaba la materia Ilustración en la FADU o por ahí que se cruzó con el trabajo de Florencia Capella para 878, y reencontrándose con su trabajo fue que más adelante conoció el nombre de La Fuerza.

Pero no fue hasta el año pasado que finalmente pisó el bar. “Andábamos en busca de un lugar nuevo con mi amigo Juan, y terminamos coincidiendo en ir a La Fuerza”, escribe. Justo en esa época estaba haciendo ejercicios de dibujo para soltar la mano, y fue bajo algunas de esas consignas que salieron los primeros dibujos que hizo en el bar. Son las que ves en este post. Caro y Juan pasaron una linda tarde entre los dibujos y la magia del vermú que les hizo compañía, y esa experiencia fue la que los hizo volver de ahí en adelante.

       

Carolina es una observadora del cotidiano. Observaciones que luego lleva a una libreta que carga siempre ella, en forma de dibujos. Le encanta dibujar a la gente que observa, y aún más la comida. Siente que es una manera de guardar momentos. De hecho, un viaje que hizo lo registró solamente a través de un diario de comida. Le gusta sentarse en lugares a dibujar. “La idea de los lugares donde te sentís como en casa me hace bien, y para mí La Fuerza es un poco así. Sentada en una mesa al lado de la ventana, con un vermú y papas fritas, dibujando, charlando, observando a la gente, a la comida, a la barra, el tiempo se detiene por un rato y simplemente disfruto”, nos dice.

Lo que más extraña desde que empezó la cuarentena es justamente eso: la gente y los lugares. Mientras tanto, La Fuerza la acompaña en casa, en forma de regalo de cumpleaños que le mandó Juan el mes pasado. El regalo que la impulso a contarnos esta historia.